martes, 22 de septiembre de 2009

ACERCA DEL AGUA MATUTINA

Pensar que a veces uno es tan inocente. Es tan inocente que cuando va al supermercado se puede llegar a llevar un agua MATUTINA entre sus brazos.
Al comienzo esta todo bien, la llevas a tu casa, la pones en la heladera, y te podes sentar tranquilamente a mirar la tele.
El problema viene después, cuando comenzás a sentir sed.
Te dirigís hacia la cocina, abrís la heladera, agarras la botella, la abrís, y he aquí el primer problema, tomaste dos grandes sorbos seguidos, y te diste cuenta que tragaste mas aire que agua, grandes burbujas de O2 explotan en tu garganta y esófago. Porque el agua MATUTINA no puede tener mas efervescencia, porque sino estarías comprando solo efervescencia y no agua.-Bueno-, pensas –igual esto tiene solución-, es verdad, la sacudís un poco y la dejas abierta. Al rato la volves aprobar, y esta realmente buena!.
El segundo problema surge cuando en la botella se encuentra la mitad vacía. Aca va un simple ejemplo de lo que puede llegar a suceder. Venís de un baile 7:00 hs , una sed insaciable, sabes que en la heladera se encuentra esperándote el agua MATUTINA. Como siempre la entrada a tu casa, luego de un baile, procuras que sea lo mas silenciosa posible. Te dirigís a la cocina, abrís la heladera, sacas la botella de agua MATUTINA. Ya esta la tenes en tus manos!, la estas destapando, y cuando terminaste de hacerlo, Zass!, los dedos de la misma mano se encuentran casi tocándose, digo casi, porque entre ellas se encuentra una pequeña lamina de plástico, de la botella MATUTINA. Es que estas botellas tienen esa peculiaridad, un mínimo de fuerza y ya esta abollada.
Y no solo seguís sin tomar agua, sino que a de mas despertaste a tu hermano menor, que a esta altura se encuentra a tu lado preguntándote porque tenes los labios morados y un aliento imperdonable. Haces lo posible para ignorarlo y poder continuar con tu objetivo: saciar tu sed.
Aun con los dedos casi tocándose, intentas introducir el pico en tu boca, pero aunque suene increíble, al pasar un poco de agua desde la mitad de mas debajo de la botella, hacia la mas arriba, esta tiene los aires de doblarse a la mitad. Si srs., parece un “ver para creer” pero es simplemente un hecho cotidiano, que a cualquiera que posea entre sus manos una botella de agua MATUTINA, la cual contenga la mitad de agua, le puede suceder. Y lo que es aun peor, no solo no pudiste probar una gota de agua, sino que ahora bajo tus pies hay un pequeño pero visible charco de agua.
Ahora quiero que imaginen el escenario vigente en estos momentos. Vos con tu devastadora sed, un charco de agua en los pies, y tu hermano que no para de repetir siempre las mismas preguntas sobre tu color de labios y tu espantoso aliento.
Resignado optas por hacer lo mas sencillo, y dentro de lo sencillo lo mas vengativo.
Enderezas la botella, la cerras, y la depositas en la heladera de donde nunca tendría que haber salido. Le decís a tu hermano que lo de tus labios morados se debe a que en el baile estaban regalando frutillas, y que justo a vos te dieron una podrida, y con eso explicas lo de tu mal aliento. Tu hermano, quien creyó al pie de la letra esta historia, se va a acostar, no sin antes pedirte que mañana le cuentes el cuento de la frutilla con lujo de detalles. Por ultimo secas el charco. Y ahora si, no hay obstáculos los cuales impidan cumplir el objetivo. Corres hacia la oxidada canilla de la pileta y te tomas tres grandes vasos de agua. Sin palabras, el agua de la canilla es lo mejor!.
Al otro día, te levantas, te sentas frente a la computadora, y escribís una hoja acerca de porque no hay que comprar agua MATUTINA , para luego publicarlo en algún sitio de internet. FIN

1 comentario:

  1. jajajaja muy bno, es re gracioso en verdad, jajaja y me ha pasadooo!

    ResponderEliminar